miércoles, 1 de noviembre de 2017

Semáforo de autoevaluación.



 Semáforo de autoevaluación
La evaluación es siempre el elemento que a los y las docente nos trae de cabeza, más que su hecho en sí, el dejar registrado de alguna manera como pasamos de la observación de los avances de nuestro alumnado a construir instrumentos válidos que al final nos ayuden a concretar la calificación final.

El instrumento que comparto “el semáforo” sirve para realizar una autovaluación y una coevaluación compartida, tanto en un momento concreto como al finalizar un trimestre.

Partimos de las siguientes fases para su utilización:
  •  Fase individual.

Se rellenan los datos personales, en el espacio dedicado para ello, con especial cariño, o acaso el alumnado no es lo más importante. (una ficha de evaluación no tiene porque ser fría y aburrida)
Anotamos en contenido o acontecimiento que queremos evaluar.

Pasamos al semáforo, en esta fase individual el alumnado debe reflexionar.

  1. Rojo. Todo aquello que no ha realizado correctamente, sus carencias, actitudes negativas.
  2. Naranja. Las cosas que considera que ha realizado correctamente, en las que continua avanzando.
  3. Verde. Sus virtudes y logros importantes en la situación de aprendizaje u objetivo que estemos analizando.

 https://drive.google.com/file/d/0B8tDH6VwhPoFbGxhUFduT1lzNTA/view?usp=sharing

  • Fase de grupo.

En pequeños grupos cada alumno o alumna debe:
Escuchar y anotar (sin opinar y esto es muy importante), sin rebatir la opinión del grupo, se anota lo que el grupo nos comente.
Rojo: Las actitudes, situaciones… que debemos mejorar o evitar.
Verde: Aquellas fortalezas, avances o elementos que el grupo destaca en nosotr@s.
En esta fase vamos circulando entre los grupos para comprobar que se respeta el hecho de escuchar sin opinar.
 https://drive.google.com/file/d/0B8tDH6VwhPoFbGxhUFduT1lzNTA/view?usp=sharing
Es muy importante en las dos fases ir controlando la actividad, aportando ayuda o concretando el número de aportaciones de cada tipo que deben quedar reflejadas.

  • Fase final de reflexión.
Cada alumno o alumna debe completar en qué lugar de la escala sitúa su trabajo y evolución, aunque es muy fácil identificar esta escala con la calificación final obtenida evitamos numerarla para intentar que el alumnado se centre en la autoevaluación y no en la obtención de una buena calificación, por este motivo en este apartado hay espacio para argumentar la decisión que ha tomado al sombrear la escala.

Espero que te sirva de ayuda.
Cualquier duda o sugerencia compartimos @docenciaactiva @docenciacreativa

No hay comentarios:

Publicar un comentario