Redes Sociales

Interactuar en las redes sociales hace que casi todos nos sintamos bien en la mayoría de las situaciones. En su diseño se han considerado teorías y principios directamente derivados de la psicología, la sociología y la neurociencia. 

 


 

En la era de la interferencia digital y de las redes, su ausencia nos dejará con la impresión de ser inauditos e inexistentes.
 
A veces, existe la necesidad de obtener recompensas de inmediato, o al menos minimizarlas, lo que puede hacer que nos compartamos más que en otras situaciones. Incluso nuestra privacidad.
 
Dependen de la capacidad del cerebro para priorizar las recompensas inmediatas a los planes a mediano y largo plazo pueden proporcionar y, por lo tanto, pueden ser adictivos. 

Hasta donde sabes, comer un plato de verduras es mejor para mí, pero lo que realmente quieres es ese pastel tentador.

Publicamos y estamos entusiasmados con las ideas de la comunidad (y es posible que sigan creciendo), si obtenemos más o menos comentarios, si el contenido que compartimos está en línea con sus preferencias (ya sea que propongamos nuevos Productos, todos estamos emocionado por ello). Queremos saber si incluso un poco de ansiedad conducirá a conversaciones interesantes, si desencadenará un debate y si plantea temas de los que otros quieren hablar.
 
Los me gusta o las publicaciones repetidas pueden convertirse en nuestro alimento más directamente satisfactorio, es decir, a todos nos gusta y, hasta cierto punto, necesitamos la visión del éxito, la aceptación, la pertenencia a la comunidad y no ser ignorados. En la era de la interferencia digital y de las redes, su ausencia nos dejará con la impresión de ser inauditos e inexistentes. Los me gusta o las publicaciones repetidas pueden convertirse en nuestro alimento más directamente satisfactorio, es decir, a todos nos gusta y, hasta cierto punto, necesitamos la visión del éxito, la aceptación, la pertenencia a la comunidad y no ser ignorados.
 
Tenemos un medio para (re) transmitir nuestra identidad a los demás. Hay otras personas escuchando.
 
Y no solo esadictivo, algunas personas imponen a sus oyentes (su grupo de seguidores) la obligación de seguir compartiendo. De hecho todo lo que compartimos incluye información que puede hacernos vulnerables. 
 
Si publicamos una foto de una maleta en el vestíbulo de la casa con el texto "Esta familia se va al paraiso por cinco días". La comunidad automáticamente sabe que nuestra casa está vacía. Y, como ya hemos visto, esta revelación se puede complicar más si se incluye información sobre otras personas: "Haremos un viaje de cinco días al cielo con nuestros vecinos".
 
 
 

¿Cómo puedes mantener dinámica una comunidad?

  1. Planifica tus publicaciones. La presencia en las Redes Sociales precisa de una estrategia: existen herramientas que posibilitan planificar, automatizar y publicar con tiempo, por ejemplo twittimer o twitterfeed.
  2. Publica con asiduidad. Alimentar el debate de forma continuada permite mantener una comunidad activa. Social Bakers se fijó en las publicaciones diarias en Facebook de diversas compañías llegando a la conclusión de que el punto óptimo de publicación por semana debía ser de entre 5 y 10 publicacionesEn el caso de Twitter el número óptimo es de tres tuits por día, ya que a partir del tercero empieza a declinar la interacción de forma notable. En el caso de otras redes sociales, como LinkedIn, la propia empresa considera que veinte publicaciones mensuales es el número óptimo de publicaciones. Cada persona que se embarque en una tarea de dinamización tendrá que encontrar la frecuencia más adecuada para su propia comunidad, ni muchas publicaciones que atosiguen, ni pocas que no generen debate. La clave está en encontrar el equilibrio.
  3. Mantén una escucha activa. Cualquier cuestión o duda debe ser respondida de la forma más rápida posible. Con el tiempo y a lo largo del recorrido en común, así como por las interacciones que se den en tu comunidad, sabrás cuál es el contenido que tiene mejor acogida y da más posibilidad de intercambio, así como los comentarios que genera. La escucha es clave para saber hacia dónde debes encaminar tu dinamización.
  4. Pregunta. Lanzar preguntas directas e incluso proponer que sean los demás los que generen contenidos son cuestiones a tener en cuenta para conseguir un mayor dinamismo en nuestra comunidad.

De Comparte en RED

 

Proximamente:
  • Usos didácticos de Twuitter.
  • Usos didácticos de Instagram.
  • Usos didácticos de Tik-tok.
  • Flipgrid y los vídeos de un minuto.
  • Aplicaciones para realizar video conferencias. 
  • Telegram como red social de comunicación sin aportar datos personales número de teléfono.

 


 


A veces, existe la necesidad de obtener recompensas de inmediato, o al menos minimizarlas, lo que puede hacer que nos compartamos más que en otras situaciones. Incluso nuestra privacidad.
 
Los me gusta o las publicaciones repetidas pueden convertirse en nuestro alimento más directamente satisfactorio, es decir, a todos nos gusta y, hasta cierto punto, necesitamos la visión del éxito, la aceptación, la pertenencia a la comunidad y no ser ignorados. En la era de la interferencia digital y de las redes, su ausencia nos dejará con la impresión de ser inauditos e inexistentes.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por registrarte para colaborar y crecer junt@s

Suscribirse a la entrega de correo electrónico.